lunes, 29 de junio de 2009

Volar con niños


Madre mía!
La experiencia global ha sido tan positiva como agotadora. Positiva por la experiencia adquirida y lo de agotadora creo que no hay que explicarla.
A la ida le llevé alguno de sus juguetes favoritos, pero como estaba acostumbrado a ellos, pues le hizo mil veces más caso a la ventanilla y a encargarse de subirla y bajara que a jugar con los juguetes. Por lo que el viaje se hizo bastante largo ya que solo quería jugar con la ventanilla, la bandeja e intentar bajarse al suelo.
Pero a la vuelta la cosa cambió.Me hice con un mini arsenal de libritos de Pocoyo, que encontré en el quiosco del aeropuerto. Con los libros y la ayuda del azar que colocó en el asiento de delante a una niñita que jugaba de vez en cuando con mi bebé, el vuelo fue tranquilo y ameno,
Así que si tenéis que volar con bebés lo mejor es contrarrestar la novedad de estar en una avión con algún que otro juguete nuevo que pueda gustarle y...suerte!

2 comentarios:

Mayte dijo...

Qué valiente!!
Yo creo que no sería capaz.
Nosotros somos dos, y cuando salimos es toda una odisea de maletas, papeles, nervios y re-colocar a Paco, SOLO NOS FALTARÍA UN PEQUE!!
Aunque imagino que ver su carita de ilusión compensa cualquier ¿complicación? Jajaja.

Besirrinines y ánimo, que el síndrome postvacacional suele ser duro.

Nayara dijo...

guauu.......
Que casualidad...Yo este verano también me voy a pasar allí unos días.
Mi hotel...se llama...mmm....No me acuerdo!.
Ya te dire el nombre otro día, en fun que cabeza la mia!
Besos y no te olvides de la operacion patio:
Nayara

Seguidores